Abstract Concept of the Number Five Across Religions
Description:
Este artículo profundiza en la importancia enigmática del número cinco, rastreando sus raíces sagradas y significados a través de diversas fe globales.
Chad Jones
Misterios simbólicos del número cinco en las grandes tradiciones religiosas
by Chad Jones
Explora el simbolismo profundo del número cinco a través de las principales tradiciones religiosas y descubre su significado espiritual universal.

ARTÍCULO EN ESPAÑOL PARA TRADUCIR:

Desde la perspectiva de la religión tradicional, nuestra experiencia terrenal es de naturaleza simbólica. Cada elemento del mundo no es accidental sino imbuido con propósito y significado. Un símbolo, por su naturaleza, es una invitación a contemplar algo más profundo que la cosa misma.

Consideremos la sencilla palabra “luna”, que está compuesta de letras garabateadas en la página pero simboliza un majestuoso orbe celestial en los cielos. Del mismo modo, cada átomo en el universo es un “signo” que indica los misterios divinos trascendentes internos -- en comparación con los cuales el mundo exterior vale menos que el negro en el ojo de una hormiga muerta.

Y cuánto más cierto es esto para la Palabra de Dios -- que está cargada de significado. Para el buscador, los misterios de la Palabra son el verdadero pan de vida -- mientras que permanecen esquivos para aquellos sin sed espiritual -- aquellos que no tienen ojos para ver ni oídos para escuchar.

El Haykal y el Hombre Perfecto

En la Fe Bahá‘í, el número cinco es especialmente significativo, simbolizando la realidad oculta del hombre y Dios, de la cual Dios una vez dijo: "El hombre es mi misterio y yo soy su misterio“. El símbolo principal de la fe Bahá‘í es la estrella de cinco puntas, el “Haykal”, el símbolo del Hombre Perfecto.

¿Por qué se asociaría el misterio oculto con el Hombre? Porque el hombre es una creación única -- existiendo entre dos reinos de posibilidad. Se encuentra en el pico más alto de la perfección material y en el punto más bajo del reino de la Fe. Es, por naturaleza el más malvado del mundo animal y, por potencial, un majestuoso ángel. El Hombre Perfecto es el ideal Manifestado -- un hombre totalmente dominado por el Espíritu de la Fe, completamente libre de condiciones materiales. Pero esta realidad es una realidad interior e invisible. Así, todo lo que verdaderamente importa en el hombre es completamente invisible. Y el símbolo de este potencial interno es el Haykal, el punto de similitud entre el hombre y Dios. La noble imagen de Dios dentro.

La Esencia, lo Velado, el Aliento de Vida - la Letra Há’

La letra tradicionalmente asociada con el “5” es el “há‘” (“هـ” en árabe, Abjad “5”) -- una letra utilizada frecuentemente en las misteriosas letras desconectadas del Corán y siempre en la fórmula “Él es Dios” (هو الله). Debido a su percibida conexión con el aliento divino de vida, esta letra ha sido tradicionalmente asociada con el nombre divino “Viviente” (Ḥayy - حي).

Estos dos símbolos -- 5 y “há’” -- se utilizan a menudo indistintamente para referirse al aspecto esencial oculto de lo divino. En el contexto Bahá‘í, esto continúa aún más en muchas capas. El Báb asoció el ‘5’ y el “há’” consigo mismo y especialmente con Su ministerio debido a su naturaleza velada (los primeros cinco años del ministerio del Báb estuvieron envueltos en misterio en consideración a la naturaleza peligrosa de Su reivindicación definitiva). Para más información, vea "Ayyám-i-Há’, Significados Misteriosos de los Días de Cinco" que explora la interpretación del Báb del 5 y el “há’” y el uso de ambos por Bahá’u’lláh en esos pocos días ‘más allá del nombramiento’ en el calendario Bahá‘í. El Báb escribió una tablilla interpretando muchos de los significados de la letra “há’“, parte de la cual fue citada por Baha’u’llah en el famoso “Kitáb-i-Íqán”:

Asímismo, en Su interpretación de la letra “Há”, Él anhelaba el martirio, diciendo: “Me parece haber escuchado una Voz que llama en mi ser más íntimo: ‘Tú sacrificarás lo que más amas en el camino de Dios, como Ḥusayn, la paz sea con él, ofreció su vida por Mi causa.’… Que todos conozcan el grado de Mi paciencia, Mi resignación y autossacrificio en el camino de Dios.

    (Bahá’u’lláh, El Kitáb-i-Íqán, # 271)

Importancia Semítica Compartida de "h" A Través de Mares de Tiempo

Aunque la numerología Abjad es específica del guion árabe, las profundas raíces semíticas del árabe se comparten con el guion fenicio -- y en particular con el primo del árabe, el hebreo. El número 5 en el sistema de Gematría hebreo también equivale a la letra “h” (“ה”). Esta letra aparece dos veces en el nombre divino “YHWH” (יהוה) y se asocia tradicionalmente con la palabra “Chai” (חי) que significa, por supuesto, “vida” o “viviente”.

Tales similitudes son incontables a través del tiempo. En cada religión se identifican cinco prácticas clave. Quizás debido a los cinco dedos de la mano o los cinco sentidos -- por la razón que sea tenemos una geometría sagrada del comportamiento que resuena a través de religiones y eras.

El talismán protector Mudras, los 5 caminos éticos, los 5 pilares, los 5 principios

En el hinduismo, cinco deberes sagrados guían el alma: el estudio, el ritual, la austeridad, la caridad, la adoración. El budismo aclara los cinco agregados que comprenden la existencia: la forma, la sensación, la percepción, la acondicionamiento, la conciencia. Los cinco pilares del Islam elevan a los seguidores a través de la fe, la oración, la limosna, el ayuno, la peregrinación. Para los musulmanes shiítas, cinco principios llaman a los fieles: la oración diaria, la caridad, el ayuno, la lealtad al profeta y los imames, la peregrinación a la Meca. El taoísmo percibe el movimiento de la naturaleza en cinco transformaciones: madera, fuego, tierra, metal, agua.

Ya sea obligaciones hindúes, componentes budistas del ser, o artículos de fe abrahámicos, cada tradición confiere a este número una densa importancia simbólica, representando una completitud de la vida espiritual. El ritmo armónico del cinco ha resonado en la historia colectiva de la humanidad, subrayando nuestra búsqueda compartida de guía, integridad. Consideremos solo algunas asignaciones más coincidentes:

Los Cinco Contenedores & Las Cinco Correspondencias de la Cábala

Judaísmo: La Torá, los cinco libros asociados con Moisés, son tradicionalmente referidos por los cristianos con el término griego “Pentateuco” que significa “Cinco Contenedores”. Además, mientras que los cinco sentidos son nuestra interfaz externa con el mundo, las tradiciones a menudo han emparejado estos sentidos externos con la percepción divina interna, así como la “vista” se empareja con la “perspicacia”.

Por ejemplo, en la tradición de la Cábala, los cinco sentidos externos se correlacionan con distintos reinos espirituales internos: la vista con la Sabiduría (Chochmah), la audición con la Comprensión (Binah), el olfato con la Bondad-Amorosa (Chesed), el gusto con la Fuerza (Gevurah), y el tacto con la Belleza (Tiferet). Cada sentido eleva el alma para recibir la iluminación espiritual a través de su sefirah correspondiente o elemento en el árbol cabalístico de la vida, permitiendo la trascendencia de lo físico y la obtención de una conciencia superior a través de la percepción refinada.

19, El Contrapunto del 5, Lo Manifiesto y lo Oculto

Verso árabe 'Bismillah...'

El contrapunto del 5 ha sido tradicionalmente el número 19. Por ejemplo, la frase fundamental del Islam que se repite 114 veces en el Corán es “En el nombre de Dios, el Compasivo el Misericordioso”. En árabe, esta frase (“بِسْمِ اللهِ الرَّحْمَنِ الرَّحِيمِ“) tiene 19 letras mientras que el alfabeto árabe tiene 24 letras. Esta diferencia de 5 se ha inferido para sugerir una fórmula de 19 representando la divinidad manifiesta y 5 lo oculto. 19 en sí mismo tiene la implicación de la unidad perfecta -- de hecho, la palabra “uno” o “unidad” o “una unidad” es wáḥid (واحد - Abjad 19) lo cual añade capas significativas al simbolismo.

Y no pasó desapercibido que 114 en sí mismo es un múltiplo de 19. Además, el Corán menciona el 19 como el número de un rango especial de ángeles. Y algunos eruditos islámicos han ido aún más lejos en su análisis y han afirmado que la prevalencia del número 19 en varios patrones a través del Corán es en sí misma una prueba manifiesta de su naturaleza divina.

Aparece el Oculto Profeta de Shíráz, el 5 y el 19

Pero ciertamente el uso más dramático del 19 & 5 fue el ministerio corto pero impactante de ‘Alí-Muḥammad, el joven Profeta de S̱híráz que apareció en medio del siglo XIX en la oscuridad de la Persia Qájar. Si desde el principio hubiese declarado ser el prometido (el Qá‘im, el que debe surgir) hubiese sido implacablemente eliminado desde el primer día.

En cambio, compuso a sus apóstoles en número de 18 y los nombró “letras” (de los “Vivientes”) (Ḥurúf al-Ḥayy - حروف الحيّ) y se añadió a sí mismo para formar una perfecta “unidad” de 19 (recordemos wáḥid, Abjad “19”). Partieron en todas direcciones con instrucciones específicas para la difusión de su Causa con una cuidadosa etapa de ocultamiento y velo de 5 años. Parte de este velo era la instrucción de compartir sus escritos ampliamente mientras se negaba a discutir su estación o identidad. A los apóstoles se les instruyó que solo debían decirle a la gente que la "...Puerta al Prometido ha sido abierta, que Su prueba es irrefutable y que Su testimonio es completo." Esta era una estrategia de ’el verdadero rebaño reconoce la voz de su pastor‘.

Además, a cada uno de los apóstoles se le envió de vuelta a enseñar en su propia provincia -- donde tenía la máxima autoridad y prestigio. Mulla Ḥusayn, por ejemplo, viajó de regreso a su provincia de Ḵẖurasán, donde una emocionada multitud de 12,000 personas salió de su ciudad natal de Bushruyih para recibirlo. Estos 5 años de ocultación fueron efectivos -- y por todo el país se extendió una ola de ferviente indagación. El Báb instruyó a sus apóstoles a recopilar nombres de creyentes enrolados en unidades de 19 y ordenó una jerarquía de rangos, cada uno compuesto de 19 conjuntos de 19. Esta jerarquización por 361 correspondía con el término místico “todas las cosas” (kullá shay - “كل شيء“, Abjad 361).

El Qá’im oculto dentro del propio velo

Curiosamente, la herramienta más poderosa que el joven Profeta usó para ocultar su estación fue el título de “Báb” en sí (باب - naturalmente, Abjad “5”) que todos asumieron que significaba, coincidentemente, “la quinta puerta” del Imám oculto. Él mismo explicó este ocultamiento de 5 años en Su “Tafsir al-Ha’“, un comentario sobre el significado de la letra ‘h’, (naturalmente, Abjad “5”) que dentro del término “Báb” estaba oculto el símbolo de lo divino emergente -- el ‘Alif (la parte ا de Báb باب) que “surge” (Qá‘im) dentro del propio símbolo del velamiento.

Así, 19 almas iniciaron una revolución espiritual a lo largo de 5 años que traería a su fin el ciclo Adámico y abriría un ciclo nuevo destinado a durar no menos de 5 milenios. Iniciando en este nuevo ciclo universal con un calendario único caracterizado por 19 meses nombrados cada uno de 19 días nombrados -- corregido periódicamente por la inserción ocasional de 5 días intercalares sin nombre. En Su calendario, completó cada ciclo anual con un mes de ayuno y preparación espiritual -- un mes que llevaba su propio nombre (‘Alá) y abrió cada año nuevo en la primavera solar con el mes de Bahá. El Báb seguramente amaba la simetría divina.

Y esta yuxtaposición del 19 y 5 -- lo manifiesto y lo oculto -- permea las escrituras. Tal como se dice "¡Oh Tú, que eres el más manifiesto de los manifiestos y el más oculto de los ocultos!"

About Chad Jones

Chad Jones, an Alaskan fisherman turned global explorer and software developer, has an insatiable thirst for adventure and cultural exploration.